Caminante no hay camino.....


contador

lunes, 21 de diciembre de 2009

El rumor


Durante los primeros días de la semana pasada, circuló insistentemente en el ámbito profesoril, el rumor de que el 23 y el 30 de diciembre sería declarado feriado. Alguien dijo que alguien le contó que alguien escuchó en algún programa de alguna radio a la mañana que estaba a la firma el decreto. Y el rumor creció, creció y se instaló como verdad. Hasta se apoderó del Consejo Escolar, de las mentes de nuestras beneméritas inspectoras e inspectores. Y nadie, nadie lo paró. O no lo quiso parar. Porque total, este gobierno K con tal de que lagente consuma, es capaz de cualquier cosa. Y encima nos cagan porque vamos a tener que venir el 28 a trabajar, y las planillas las vamos a terminar el 29, todo porque a este gobierno K se le ocurrió semejante despropósito.

Presurosas, nuestras directoras cambiaron las ÚLTIMAS mesas de examen del día 23 para el 28. Porque así no nos iba a encontrar desorganizadas el decreto que se firmaría a la brevedad.
Y nos fuimos con la satisfacción del deber cumplido a encarar el fin de semana de compras, compras, compras y más compras navideñas aunque, ¿viste? este gobierno es una mierda y ya ni carne vamos a poder comer.

Oh, terrible mañana la de esta mañana, cuando leemos que el decreto que se publica en el Boletín Oficial habla del 24 y del 31. ¡Cómo puede ser! ¡Es un escándalo! ¡Quién nos quiso joder de esta manera!.

Las mesas de examen no se pueden volver atrás si somos docentes bienintencionados:
1- porque nuestros compañeros profesores (aunque a regañadientes) ya organizaron su laburo para el 28.
2- fundamentalmente, y mucho más importante, porque no le podés decir a los pibes que los días que les diste de más se los sacás de un plumazo.

Y así estamos. Algunos reconociendo que nos comimos la mentira de los medios. Otros diciendo que acá hay una interna entre el gobierno nacional y provincial(???????). Y una tilinguería organizada afirmando que Kretina se arrepintió y dio marcha atrás: estos ponen los ojos como el dos de oro cuando, con paciencia infinita, les decís que no hubo marcha atrás en nada, que sólo existió el rumor, que somos una manga de pelotudos que nos creemos todas las mentiras que los medios tienen ganas de decirnos.

En agosto fue el rumor de los patacones que, fuera de preocupar a algunas almas bellas, no jodió en demasía. Pero esto, haber dado por cierto un rumor, no chequear, no preguntar, lanzarse a la pileta sin salvavidas, jugarle todas las fichas a un periodista que sus buenos intereses espúreos tendrá, es lisa y llanamente UNA VERGÜENZA. Me pongo colorada...Otra que Orson Welles y la guerra de los mundos.

A lo mejor sirve para curarse en salud, y empezamos a debatir de una vez cómo nos formatean el cerebro los poderes comunicacionales. Pero, a lo mejor, no estamos libres de que los bienintencionados, haciéndose eco de quién sabe qué relatos, salgan para cualquier lado haciendo cualquier cosa...

Eso sí, a mí que me aclaren muy pero muy bien cuándo carajo voy a trabajar: el 23 o el 28. Porque uno de esos días no me corresponde, y si los directivos fueron más papistas que el papa, allá ellos, che.

(en el fondo, no saben de qué manera estoy disfrutando esta metida de pata. Como dice una amiga mía muuuuuy zafada: les metieron tres dedos en esa parte de atrás que yo no voy a nombrar pero esta amiga lo llama culo.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada