Caminante no hay camino.....


contador

miércoles, 6 de octubre de 2010

La delgada línea roja.


Una delgada, casi imperceptible línea roja une, ata, acomoda, amontona...
A los troskos que nadan en el placer del NO a todo para seguir luchando eternamente (como bien lo dice la compañera del diván).
A las obsecuentes directoras de escuela, que supieron arrodillarse ante los dictadores que le ordenaban cantar Aurora en el patio y bajo cero...
A la tilinga clase media que cerró el orificio bucal (mientras el otro se le cerraba de angustia a fin de mes) cuando la Rata vendió hasta los calzones de la Patria...

Una delgada línea roja los va atando en su oponerse "progre".

La facultad tomada y para siempre, no importa a qué costo, porque total nosotros estamos para eso, para luchar, luchar, luchar. Por uno, dos, mil, quichicientos Vietnam. Y como el horizonte queda tan pero tan lejos, tenemos garantizada la lucha hasta que seamos más que viejos...
La directora que trata a toda costa de convencer a sus súbditas docentes de que no, de que para qué, de que por 200 mangos vas a ir quién sabe a la casa de qué negro de mierda. Que no te van a abrir, que los datos ya están cargados, que todo está digitado.
La misma directora que te dice: sí, están poniendo plata en educación, pero después te exigen resultados (!!!!!!!!!) y si no llegás no te dan más plata (!!!!!!!!). Y no hago la maratón de lectura porque la Fundación Leer está sostenida por multinacionales (che, esto no lo dice una directora sino ese profesor super progre al que le calienta tres pelotas que sus alumnos lean).

La clase media urbana que contesta en La Nazión la encuesta sobre el censo, y que hace circular ese mail pedorro de no le abro, los datos los manipula Moreno, es el censo K.

La misma clase media que, en cuanto puede, y si no puede lo mismo, se toma minivacaciones a la europea para ir a visitar las ballenas, o los salames de Tandil, o las ruinas de los comechingones.

Una delgada línea roja los acogota: el convencimiento de que la queja y el NO vienen más que bien para la lucha, para la resistencia republicana, para sentirse alguien...

Hasta estoy tentada de pensar que el placer que les otorga el meopongoatodoylucho es tan, pero tan grande, que se privan ellos mismos del otro, del placer colectivo de construir para todos.

Pero bueno, la democracia es esto: garantizar que cada uno tenga el placer que se le cante. Aunque algunos placeres sean de una hijaputez que encandila.

Don't worry, decía un personaje de Gasalla parecido a la Su...No os preocupéis, troskos queridos. Dormid tranquila, clase media pedorra soñando con ese peldaño superior de la escalera dorada de la que están agarrados con uñas y dientes.

Don't worry.

Mientras tanto, contra viento y marea, la historia se construye en vericuetos, laberintos impensables, pero se construye. Y los que hemos decidido estar en ese viento y en esa marea lo sabemos: ustedes siempre van a estar, siempre con el NO, siempre con la frase corta e hiriente. Siempre van a estar. ¿Y saben qué? Van a estar para que nuestra vida sea más interesante aún de lo que es.

(y agrego: valiente muchachada clasemediera,¿ dónde estaban en el censo del 80 que le abrieron las puertas al censo de la dictadura? luchadores de las mejores causas,¿ dónde estaban cuando CTERA resolvió no hacer el censo neoliberal del 2001 y más de uno se enganchó en las vacantes que dejamos?)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada