Caminante no hay camino.....


contador

lunes, 31 de agosto de 2009

Burrrrrrrooooo


Burrrrraaaaa, me dice mi marido cada vez que me mando esas metidas de pata domésticas que no tienen explicación (por ejemplo, esperar durante media hora el café que no se hace, porque enchufé la tostadora). Es un apelativo cariñoso, para reírnos todos un rato. El burro o la burra que nos remite a la escuela primaria, en la que ya no había ni bonete ni orejas de burro, pero el símbolo estaba igual. Quién no cantó alguna vez:
No sabe,
no sabe,
tiene que aprender.
Orejas de burro
le vamos a poner.

No sabe, no sabe, no sabe y tiene que aprender.
No sabe porque perdió la memoria. No sabe porque lo piensan otros. No sabe porque acepta verdades reveladas en la caja boba del televicio. No sabe porque no tiene tiempo de reflexionar. No sabe porque....
Y va feliz, riendo a carcajadas, este burro, al patio de comidas del shopping. Porque eso es vida, che.
La Ley de Medios nos sacaría, entre otras cosas, el bonete, las orejas y la risa de burro que muchos nos ponemos desde que nos levantamos hasta que nos acostamos. Entre otras cosas, dije. Pero cómo serviría...
Para otro post me queda el interrogante: ¿es realmente burro el burro, imputable de toda burritud? ¿O es otro ejemplo claro de abuso humano, poniendo en los animales nuestras propias taras? ¿Que hizo el burro para que le digamos que es burro? Se aceptan opiniones...
(GRACIAS NERD POR LA IMAGEN)

1 comentario:

  1. burros, y teros, que chillan en un lado y ponen el huevo en otro.

    ResponderEliminar